Coworking: el escritorio flexible sigue ganando terreno

coworking1Podemos decir que la costumbre de compartir espacios de trabajo —conocida popularmente bajo el nombre de coworking, algo menos como cotrabajo— no es nueva en Argentina.

De hecho, se remonta al año 2008 aproximadamente, con la apertura en Buenos Aires de Cowork Central, hoy ya fuera del ruedo. No mucho tiempo después de sus orígenes en San Francisco, Estados Unidos, que se remontan a 2006.

Si bien no se trata de una tendencia nueva, claramente sigue en ascenso en el mundo. De acuerdo con un estudio del portal Deskwanted.com, en febrero de 2013 existían en todo el globo unos 2.498 espacios de coworking, frente a los 1.320 que se contabilizaron un año antes. Es decir, durante 2012, el número de este tipo de establecimientos se incrementó en un 89 por ciento. En Argentina, Deskwanted.com halló 19 espacios.

Como muchas de las grandes tendencias cosmopolitas, Buenos Aires es posiblemente el centro de atención para estos establecimientos. Sin embargo, actualmente hay espacios de trabajo para compartir en varias ciudades del país, como Formosa, Mar del Plata, Mendoza, Rosario y Tucumán. Y quienes están en el rubro coinciden en que actualmente hay varios proyectos en marcha para abrir más.

Popular especialmente entre los trabajadores del conocimiento, se puede acceder a estas instalaciones con planes flexibles que inician en los 1.300 pesos mensuales, aunque hay también paquetes de horas desde 350 pesos por mes, e incluso pueden alquilarse salas de reunión desde los 75 pesos por hora.

Conquistando Buenos Aires

Corría el año 2008 y Martín Frankel buscaba un espacio de trabajo compartido, que fuera moderno y flexible. Al no encontrar nada que acorde a sus expectativas, decidió encarar el armado de areatres —así, en minúscula, es como lo escriben—, a día de hoy un “veterano” del coworking argentino. Así, en abril de 2009 vería la luz areatres Palermo Soho, a la que más tarde seguiría la sucursal de Palermo Hollywood, de las cuales Frankel es hoy socio gerente. Hoy areatres suma 1.200 metros cuadrados, cuenta con 65 empresas dentro de su comunidad —desde multinacionales como BlackBerry hasta startups y profesionales independientes— y tiene expectativas de seguir creciendo.

coworking2Similar fue el caso de Paul Iribarne, fundador y gerente de Céspedes Coworking. Cuenta que después de buscar un espacio como coworker, se decidió a construir el propio a mediados de 2011. Céspedes Coworking busca orientarse fundamentalmente hacia las industrias creativas y la comunicación, dice Iribarne, y actualmente cuenta con unos 23 coworkers. Diseñadores web, gráficos, arquitectos, traductores, investigadores, consultores en comunicación, publicidad, marketing online y productores de contenidos audiovisuales son perfiles que circulan a diario por los escritorios del espacio.

“El coworking responde a la evolución del trabajo y la flexibilidad que permite la tecnología sumado a la naturaleza humana de buscar vínculos humanos”.- Martín Frankel.

En 2010, en tanto, Eddie Rubio observaba que había necesidad de un espacio de coworking en Palermo Hollywood. “Con la densidad poblacional que hay, la importante comunidad de expatriados y la cantidad de trabajadores independientes, me pareció una muy buena idea”, explica, aunque recién a comienzos de 2013 pudo dar vida a The Office BA. Este espacio, que ofrece espacios fijos y personales, está todavía formando su comunidad, que ya cuenta con unos 18 miembros.

Economizar y sociabilizar

Las ventajas del cotrabajo pasan fundamentalmente por dos ejes: las ventajas económicas y poder olvidarse de la administración de la oficina, por una parte, y la posibilidad de socializar —hacer networking— con otros trabajadores y emprendedores. Con uno se busca captar a emprendimientos y start-ups que no aún no cuentan con –o quizá no desean—la posibilidad de la oficina propia. Y con el otro, sacarle las pantuflas a los jomofiseros, aquellos que trabajan desde sus casas, atrayéndolos con un ambiente inspirador, distendido, motivador, donde pueden establecer reuniones con sus pares.

“La energía grupal hace la diferencia”.- Paul Iribarne.

En una época donde las relaciones están muy virtualizadas —y las laborales no escapan a ello— por herramientas como chat, correo electrónico, videoconferencias, soluciones de colaboración, etcétera, el coworking les propone a quienes trabajan en sus hogares volver a verse cara a cara con otras personas de carne y hueso.

Negocio no tan sencillo

Si bien a simple vista parece un negocio atractivo, al parecer no es tan sencillo administrar un espacio de Coworking. El pionero argentino, Cowork Central, bajó la persiana después de año y medio, aproximadamente. Algunos otros espacios o sucursales también debieron abandonar la cancha. Sin duda no es un negocio sencillo.

“No a todos los espacios les va bien, ni acá ni afuera, con muy pocos pudiendo lograr la escala necesaria para ser un negocio sustentable en el tiempo”, apunta Frankel. Es que hoy el coworking evolucionó, y “hay que ofrecer al cliente un nivel alto de servicio para ser exitoso. También hay que llegar a una escala importante rápidamente, por la estructura de costos que tiene. Ya es poco viable un espacio de coworking de menos de 500 metros cuadrados, y armar un espacio grande que sea atractivo para que la gente venga a trabajar requiere una inversión importante”, explica.

“Hoy en día acude desde el diseñador gráfico, que viene en zapatillas y bermudas, hasta contadores e ingenieros en traje que están lanzando su propio emprendimiento”.- Eddie Rubio.

coworking3Iribarne, en tanto, ve una demanda firme. “Y conozco proyectos en carpeta en distintas ciudades”, señala, aunque remarca que la clave es poder poner el foco en el mediano y largo plazo, aprendiendo del mercado y escuchando a los clientes todo el tiempo. “No recomendaría abrir un espacio de coworking a alguien que tenga que sí o sí consolidarlo en el año uno”, advierte.

Es que la flexibilidad que ofrecen estos espacios también puede hacer tambalear el negocio, por la rotación de clientes. “En nuestro caso hay una rotación pero no es muy alta, sino acorde al perfil de profesional independiente al que le surgen viajes, nuevos proyectos, nuevas sociedades, o crece y necesita un lugar propio”, continúa Iribarne.

Perspectivas

Rubio parece un poco, algo, más optimista. “Hay una cantidad enorme de nuevos emprendimientos, la ciudad de Buenos Aires sirve de ejemplo. Y la demanda es creciente, cada vez son más las personas que no necesitan ir a la oficina para trabajar, o que operan como freelancers o trabajadores independientes. En Buenos Aires, a pesar de existir hace ya varios años, la modalidad no está tan difundida. Creo que en los próximos años, a medida que vaya popularizándose el concepto, vamos a ver una fuerte expansión en el mercado local”. Aunque ve algo de inestabilidad e incertidumbre económica, cree que ello también fortalecerá la necesidad de agruparse, reducir costos y apoyarse mutuamente de los trabajadores.

Frankel recuerda que varios espacios de coworking han cerrado este año y prevé que más cerrarán en el próximo. “Esto como pasa en todas categorías, un alto porcentaje de pymes cierran sus puertas, al enfrentarse a los desafíos de un presente con alta inflación y poco crecimiento. Predice que “los que subsistirán en el tiempo van a ser marcas de coworking profesionalizados, con un alto nivel de servicio y mucha escala para poder enfrentar los altos gastos fijos que requiere el negocio”.


- En areatres, la membresía arealiving ofrece acceso ilimitado a los espacios compartidos desde 1.400 pesos más impuestos por mes.
- The Office BA brinda planes mensuales desde los 1.300 pesos, aproximadamente, y ofrece salas de reunión por hora a 75 pesos.
- En Céspedes Coworking ofrecen un plan de cinco pases de cuatro horas, que se puede usar en treinta días corridos (incluyendo feriados y fines de semana) que comienza en los 350 pesos.

http://plandmag.com/wp-content/uploads/2013/06/coworking1-300×200.jpg
Vía Plan D Magazine | http://plandmag.com/coworking-el-escritorio-flexible-sigue-ganando-terreno/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=coworking-el-escritorio-flexible-sigue-ganando-terreno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s